091

gira 2016 · maniobra de resurrección

Biografía

BIOGRAFÍA 091

091 se forma en Granada en 1982. Tacho González a la batería, José Antonio García cantando, Antonio Arias al bajo y José Ignacio Lapido a la guitarra deciden unir fuerzas para dar rienda suelta a sus querencias por los sonidos sesenteros, punk-rock y new wave. Tras grabar varias maquetas que suenan asiduamente en Radio 3, tocan en el mítico Rock-Ola madrileño y fichan por el entonces emergente sello DRO, con el que graban su primer single, Fuego en mi oficina. A ese disco le sucedió otro sencillo que contenía la canción Lágrimas en el Paraíso. En el año 84 se presentan al concurso de Rock de Jerez y lo ganan. El premio sería grabar su primer lp, Cementerio de Automóviles, editado también por DRO.
En el año 85 deciden desligarse de DRO y fichan por Zafiro. La grabación de su segundo lp vendrá marcada por la producción del líder de The Clash, Joe Strummer, al que la banda había conocido en Granada un año antes. Con Más de 100 lobos, editado en 1986, el grupo comienza a ser conocido a nivel nacional y las actuaciones se suceden. Ese mismo año, Antonio Arias abandona la banda y es sustituido por Ángel Doblas. En 1987 giran por Francia y preparan las canciones de su tercer álbum, Debajo de las piedras, que finalmente se publica en 1988. Una de los temas incluidos en ese disco, La Torre de la Vela, suena con asiduidad en las emisoras comerciales, lo que da pie al grupo a extender el radio de acción de sus conciertos.

091-333
En 1989 graban, con la producción de Andreas Pritzwitz, su cuarto álbum, Doce canciones sin piedad, que se convirtió inmediatamente en uno de los discos de referencia de la banda con canciones tan significativas como Qué fue del siglo XX, y que fue elegido por varias publicaciones como el mejor de aquel año. Vuelven a girar por Francia y actúan en la televisión de Venezuela.
En 1991, descontentos con el trato recibido por Zafiro, editan el último disco para ese sello, El Baile de la desesperación, en el que cuentan con la colaboración de Chris Wilson, cantante y guitarrista de la legendaria banda americana Flammin’ Groovies. El disco, que pretende reflejar el sonido guitarrero de sus directos, contenía una canción que estaba llamada a convertirse en uno de los clásicos de la banda, La vida qué mala es.
Tras desligarse de Zafiro, 091 se convierten en quinteto al entrar en el grupo Víctor Lapido a la guitarra y Jacinto Ríos al bajo. Fichan por la multinacional Polygram y editan en 1993 Tormentas Imaginarias, que siguiendo la norma de sus antecesores recibe elogiosas críticas pero que no llega a tener el éxito comercial que se le augura. Éste álbum es considerado por muchos de sus seguidores como el más completo de la banda. Fue elegido por la revista Rolling Stone entre los mejores de toda la historia del rock español.
En 1995, rota la relación contractual con Polygram, se autoproducen su siguiente disco, Todo lo que vendrá después. Ese mismo año deciden separarse y hacer una gira de despedida que les lleva a tocar a más de veinte ciudades españolas. El último de esos conciertos se grabó y se editó en 1996 con el título Último concierto.