fitness

Evolución de la tendencia fitness

La última década ha sido, en el territorio español, todo un boom en lo que a comida fitness se refiere. Y no sólo en alimentación saludable: el gasto en la salud personal se ha visto aumentado: entrenadores personales, gimnasios, cremas y cosméticos de toda índole, alimentos bajos en grasa y, sobretodo, productos “light”.

Lo saludable está de moda. Los batidos de proteínas, la crema de cacahuete y las tiendas de suplementación deportiva proliferan en un mundo donde el culto al cuerpo se ha transformado en una obsesión.

Este nuevo estilo de vida (donde prima almenos una hora de ejercicio al día, una alimentación saludable y un cuidado por el cuerpo que roza los límites patológicos) no entiende de edades. Podemos encontrar padres compartiendo horas de running con sus hijos menores, madres de edad avanzada realizando largas tareas de spinning o personas de la tercera edad realizando ejercicios de yoga.

Lo más “in” es contar con un entrenador personal, algo que no todos pueden permitirse. El coste de este tipo de servicios en los gimnasios puede llegar a ascender hasta los 60€ por sesión. Sin embargo, no es complicado hacerse con una rutina simplificada de entrenamiento. Podemos encontrar en la red infinidad de opciones gratuitas.

Eso en cuanto al ejercicio. En cuanto a la alimentación se refiere, destaca el conteo calórico, las dietas hiperprotéicas y la nutrición deportiva específica en función de los objetivos.

El coste per cápita en el cuidado de la imagen exterior cada vez es más alto. Esta tendencia en la valoración de nuestro cuerpo como carta de presentación puede acabar acarreando problemas psicológicos y trastornos obsesivo compulsivos.

La preocupación por la imagen debe tratarse de forma sana, sabiendo los límites de cada uno e intentando evitar los mensajes sensacionalistas de muchos productos cuyas propiedades no han sido ni demostradas.

Esta nueva tendencia fitness no entiende, como hemos comentado, ni de edades ni de sexos. Paralelamente, y paradójicamente, los índices de obesidad aumentan año tras año.

El cómo actuar y una correcta formación en las escuelas por parte de los profesores será clave en un futuro para la evolución del sector.

Deja un comentario