La Soga: Punto de encuentro para disfrutar del Cine, la Televisión, la Música y el Ocio en general

La Soga

La soga es una revista cultural que se edita íntegramente en formato digital, bajo el paraguas de una asociación cultural sin ánimo de lucro creada a finales de 2014. Desde el lanzamiento del portal electrónico, nuestro medio ha aspirado a acercar la llamada alta cultura al entretenimiento cotidianos, lo intelectual y el ocio, en una cobertura que ha ido ampliando secciones pero que ha mantenido dicha concepción como algo innegociable.

Por ello, en La soga no puede faltar una sección dedicada al arte en general y las letras en particular, entendiendo que la literatura, en todas sus formas, siempre tendrá un papel protagonista en la cultura. Junto a los libros, el cómic, los perfiles de sus autores y los movimientos artísticos que alumbraron, en este apartado nuestros colaboradores buscan un acercamiento divulgativo a las artes de todos los periodos de la historia, desde la Prehistoria hasta el presente, tratando de acercarlas al gran público.

Junto a las artes clásicas, La soga decidió apostar desde el principio por dar un gran protagonismo al cine y la televisión, al entender que los medios audiovisuales fueron los grandes hitos de la cultura popular de un siglo XX que todavía marca nuestra impronta. Huyendo de la mera crítica de series, películas y documentales, Cine y Televisión busca entender las grandes tendencias de este tipo de medios, así como sus principales implicaciones sociales.

Un enfoque similar es el que tienen la sección de Música, merecedora de su propio espacio como arte poseedora de un lenguaje universal, y un espacio dedicado a la divulgación que mezcla contenidos históricos con otros más técnicos, siempre desde la citada perspectiva que busca conectar la cultura popular con contenidos aparentemente más ásperos como la ciencia o la técnica. En La Soga siempre han tenido cabida los perfiles de los personajes e ideas que han influido decisivamente en la historia del hombre, pero también se presta una atención especial a las mujeres que, por el mero hecho de serlo, no han recibido merecido reconocimiento a su labor.

No obstante, nuestro proyecto no podría desatender a las personas que hoy continúan su legado y para ello La Soga realiza un esfuerzo que se traduce en diversas entrevistas que aspiran a profundizar en cuestiones que no alcanzan habitualmente la primera plana de los grandes medios, pero que condicionan decisivamente la realidad en la que vivimos. El tipo de atención tranquila, pausada, que dedicamos a nuestros entrevistados es el mismo que merecen productos culturales demasiadas veces marginados como el deporte o los videojuegos que, aparentemente alejados de la gran cultura, la condicionan a través de la popularidad que acumulan en nuestra sociedad.

Más de cuatro años de publicaciones prácticamente diarias han provocado, por supuesto, la evolución de nuestro propio proyecto. Junto a nuestras secciones estables el paso del tiempo ha ido dibujando un panorama más flexible, un cajón de sastre en el que caben artículos tan variados como las series de televisión, las traducciones originales de artículos extranjeros, el humor, las viñetas y un cinefórum que acumula ya más de cien entregas. También ha habido espacio para la opinión, en la que semanalmente contamos con una columna dedicada a la política internacional, y que ocasionalmente se sumerge en las arenas movedizas nacionales y profundiza en diversos aspectos del ecologismo y el consumo responsable.

Por último, es necesario señalar que la curiosidad de los colaboradores de La Soga se transmite al propio medio, que mensualmente acoge en su Habitación de invitados otros espacios de la red que aportan a nuestros lectores información especializada sobre música, geografía, deporte… Porque si algo ha dado Internet a la cultura es regalarnos la capacidad de abrir ventanas para mirar a todas partes al mismo tiempo. Es tarea nuestra aprovechar una capacidad que, no hace tanto tiempo, nos habría parecido mágica.

Año nuevo chino y la importancia de la cultura china en España

El 16 de febrero del año 2018 se ha celebrado el Año Nuevo chino (conocido también como Fiesta de la Primavera): todo un espectáculo de color y de tradiciones al alcance de muchos de los que pudimos disfrutar de esta celebración tan colorida y divertida.

Más de diecinueve mil son las personas asiáticas que eligieron Barcelona como su ciudad de adopción. Madrid  es otra de las comunidades elegidas por los asiáticos para tener su residencia (de hecho, más de cincuenta y cinco mil asiáticos viven en la capital, por esto las academias chino son cada vez más populares en esta ciudad). Es por esto que en Madrid se organizó un gran espectáculo de luces y colores para celebrar la llegada del Año Nuevo chino, el Año del Perro dominado por el elemento de la tierra.

Madrid dio la bienvenida al Año Nuevo con más de cien actividades en las que se podía disfrutar de un ambiente festivo y muy jovial. Estas fiestas se celebran desde hace más de cuatro mil años: son fiestas milenarias que cada vez acoge más seguidores fascinados por las traiciones.

El horóscopo chino (muy distinto al que conocemos en occidente) indica que este será el Año del Perro. Las predicciones para este año son muy positivas: es el momento de aprender durante el camino y buscar sin descanso el enriquecimiento tanto personal como profesional, para lograr nuevas metas profesionales. Se prevén también cambios en temas amorosos y en las relaciones en general: es el momento de ser más tolerantes con los demás.

 

¿Cómo se celebra el Año Nuevo chino?

En España, el Año Nuevo se celebra desde hace ocho años; ahora estamos en el año 4716. En Madrid se celebra por todo lo alto ya que, como mencionamos antes, un tercio de la población es de origen china. También hay que resaltar que más de trescientos mil chinos visitan nuestro país, en concreto Madrid y Barcelona, por lo que no es de extrañar que estas ciudades se vuelquen en las celebraciones e intenten colaborar con la embajada china para que todo salga a la perfección.

Durante las celebraciones, se pueden ver y ser participes de las maravillosas tradiciones chinas: el desfile maravilla a todos los que lo presencian, con sus dragones, sus colores, sus iluminaciones, la alegría de la comunidad y el ambiente tan festivo. También se realiza la famosa Ceremonia de los Farolillos que consiste depositar farolillo de luz en el río o en dejarlos flotar en el aíre, junto a los deseos para el Año Nuevo.

Estos días de celebración también se aprovechan para degustar los platos típicos de la cocina china y saborear los productos de la tierra.

A diferencia de nosotros los occidentales, los chinos celebran de manera muy apasionada su Año Nuevo por lo que es fiesta nacional durante siete días. Durante estos días, se celebra de manera muy contundente el nuevo año y el significado de este.

Sin embargo, las celebraciones no acaban ahí, porque este año las fiestas para dar la bienvenida al nuevo año, siguieron hasta el día 2 de marzo.

El 2017 se despidieron del Gallo y este 2018 le han dado la bienvenida al Perro, con ilusión y devoción ante este animal tan noble y querido. Los doce signos del zodiaco chino son especiales para ellos; la Rata, el Buey, el Tigre, el Conejo, el Dragón, la Serpiente, el Caballo, la Cabra, el Mono, el Gallo, el Perro y el Cerdo: cada uno de ellos tiene un gran significado para la población china.

En fin, ¡esperemos que sea unos buenos años para todos!