7 consejos para mejorar la salud de las articulaciones

Poco se sabe sobre cómo mantener sanos los huesos y las articulaciones y, sobre todo, tomar medidas para mantenerlos en el mejor estado posible.

Por supuesto, siempre debes consultar a tu médico y fisioterapeuta si deseas conocer a fondo las funciones de las articulaciones y los mejores ejercicios de fortalecimiento de las mismas.

Mientras tanto, sin embargo, los siguientes consejos esenciales para el cuidado de las articulaciones te ayudarán a mantener la salud de tus huesos y articulaciones por sí mismo.

Puedes seguir estos consejos fáciles de realizar en cualquier momento.

  1. Mantén tu peso bajo control para mantener la función de las articulaciones

La obesidad puede provocar muchos problemas de salud. Por eso los profesionales médicos recomiendan siempre seguir una dieta equilibrada y hacer ejercicio con regularidad.

Muchas de las articulaciones son responsables de soportar el peso del cuerpo. Por lo tanto, la función de las articulaciones puede verse comprometida si tiene sobrepeso.

  1. Ejercicio inteligente para fortalecer las articulaciones

Fortalecer los músculos y hacer ejercicio con regularidad puede proteger las articulaciones de los daños. Dicho esto, no debes esforzarte más de lo necesario.

Si tus articulaciones siguen doliendo durante dos o más días después de hacer ejercicio, es posible que necesites darles un poco de descanso antes de volver a su rutina de ejercicios.

  1. Dejar de fumar

Ya sabes que fumar es perjudicial para la salud. Si necesitas otra razón para dejarlo, considera el hecho de que el consumo de productos del tabaco suele provocar la pérdida de densidad mineral ósea.

La pérdida de densidad ósea hace que tus huesos corran un mayor riesgo de fracturas o roturas, y pone en peligro la función de sus articulaciones.

  1. Mantente erguido (y siéntate) para el cuidado diario de las articulaciones

Tu postura desempeña un papel importante a la hora de mantener las articulaciones sanas. Estar encorvado puede suponer una gran tensión para las articulaciones.

Por lo tanto, es importante controlar tu postura a lo largo del día. Es posible que al principio tengas que forzarte conscientemente a ponerte de pie o sentarte recto. Pero con el tiempo, esto se convertirá en algo mucho más natural.

  1. Cuidado de las articulaciones

Entender cómo mantener las articulaciones sanas implica evitar los tacones altos

Es comprensible que algunas mujeres sientan que deben llevar tacones altos, incluso en situaciones en las que preferirían no hacerlo. Sin embargo, debes intentar evitar llevarlos siempre que sea posible, ya que supone un riesgo para el cuidado de las articulaciones.

También es muy importante llevar un calzado adecuado para cualquier actividad. Un calzado inadecuado no ofrece suficiente protección y puede causar dolor o incluso lesiones.

  1. Ejercicio para fortalecer las articulaciones

Muchas personas tienen trabajos que implican estar sentados frente a un ordenador durante horas. Por desgracia, un estilo de vida sedentario puede aumentar el riesgo de sufrir dolores articulares e impedir la capacidad de mantener las articulaciones sanas.

Asegúrate de encontrar tiempo para moverse a lo largo del día. Toma suficiente cantidad de vitaminas o algún complemento alimenticio para mejorar las articulaciones.

  1. El calcio

El calcio protege y fortalece los huesos. Por ello, debes asegurarte de que tu dieta te proporcione la cantidad suficiente de esta vitamina para la salud de las articulaciones.

Aunque la leche, el queso y el yogur son grandes fuentes de calcio, es posible que seas intolerante a la lactosa. Si ese es el caso, puedes seguir obteniendo calcio de alimentos como las semillas, el salmón y las almendras.

Desde Ceronoventayuno te recomendamos que empieces a cuidar tus articulaciones consultando con un fisioterapeuta sobre cómo mantener la salud de los huesos y las articulaciones.

 

Los 10 mejores consejos para proteger tu piel de los productos químicos

¿Sabías que los productos de limpieza para el hogar contienen una serie de productos químicos que pueden ser dañinos para la piel, especialmente si los usamos regularmente?

El dermatólogo Dr. Daron Seukeran, Director Médico del Grupo de Skyn, comparte sus 10 mejores consejos sobre cómo mantener la piel segura mientras se limpia.

  • Ventila tu espacio: Abre una ventana para asegurarte que el aire fresco circule mientras te limpias.
  • Guantes de goma: Los guantes de goma reutilizables son clave para evitar que los productos químicos entren en contacto con la piel, pero también la sobreexposición al lavado puede causar piel seca e irritada.
  • Proteger: Los productos que deben tenerse más en cuenta son los limpiadores de desagües y hornos, así como los limpiadores para inodoros, ya que a menudo incluyen sustancias químicas como el hidróxido de calcio y de sodio, que pueden causar quemaduras desagradables cuando entran en contacto con la piel.
  • Mantente hidratado: Es importante mantener la piel hidratada durante todo el día. Nunca subestimes la importancia de beber agua, que ayuda a mantener la piel lisa, elástica y firme. Hidrata tu piel con un buen hidratante.
  • Productos naturales: Busca productos de limpieza naturales u orgánicos, ya que no contienen los productos químicos que se encuentran normalmente en los productos de limpieza. No sólo es mejor para su salud, sino también para el medio ambiente.
  • Hecho en casa: Crea tus propios productos de limpieza naturales y no tóxicos usando ingredientes como el vinagre, el bicarbonato de sodio y el zumo de limón. Puedes encontrar mucha información por internet sobre los productos de limpieza hechos en casa.
  • Alergias: Los productos como los aerosoles de aire y los infusores perfumados, por muy agradables que sean, pueden causar problemas a las personas que tienen una alergia a las fragancias, y podrían empezar a desarrollar eccema facial si se exponen a estos productos.

Contacto con los productos de limpieza

Si entras en contacto con un producto de limpieza como la lejía, es importante asegurarse de lavarte inmediatamente con mucha agua limpia y evitar el uso de jabón, ya que puede aumentar la irritación de la piel.

Si experimentas daños en la piel como enrojecimiento, picor y dolor en la zona de la piel que ha entrado en contacto con el producto de limpieza, la mejor forma de calmar cualquier parche de piel roja es utilizando un humectante, pero en casos más graves como ampollas o hemorragias, puede ser necesaria una medicación más fuerte y aplicar una solución para la protección de la piel que contenga sulfato de zinc como la Septomida.

Play SEO Marketing